La maternidad no es lo que esperaba…

LA MATERNIDAD NO ERA LO QUE YO ESPERABA.

Toda mi vida quise ser mamá... Jugaba con muñecas, cuando veía a algún bebé en la calle nunca podía resistirme a no tocarlo o por lo menos decirle algo bonito para sacarle una sonrisa adorable de esas que solo los bebés saben hacer (todavía me pasa).
Por fin un día se me hizo y llegó Nico. Yo me imaginaba que sería cosita de nada y todo color de rosa. Que ese muñeco hermoso solo pediría leche 3 veces al día,que dormiría casi todo el día y obvio toda la noche de corrido y que el esfuerzo mayor sería decidir qué ropa ponerle… ¡jajaja! Qué ingenua y pequeña era…

La realidad es que es un trabajo literal de 24 horas 7 días a la semana y 365 días al año. No incluye días de descanso ni vacaciones nunca jamás. Pensaba que en cuanto saliera de mi panza mi cuerpo iba a regresar a la normalidad como por arte de magia y que me vida “normal” seguirá su curso pero con un muñeco adjunto.
Y no, la verdad, al principio es muy rudo. Empezando por el cocktail hormonal post parto que genera un sentimiento entre amor y felicidad indescriptibles que acompañan una enorme nostalgia por ya no tener al bebé adentro sumado a la falta de horas de sueño y cero tiempo para nada al grado de tener que elegir entre bañarte, comer, dormir y/o hacer algo que no tenga que ver con pañales y lactancia. Ah, y un “dolorcín” en los pechos que también se estrenan como alimentadores de esa cosita linda. Entender que tu tiempo ya no es solo tuyo y que de ahora en adelante por los próximos veinte años así será. La nueva dinámica de pareja en donde todo es nuevo y diferente y que ya las cosas no son como antes. Todo mundo queriendo compartir su sabiduría en temas de bebés. Yo tratando de entrar en mis jeans pre embarazo cual hermanastra de cenicienta queriendo ponerse la zapatilla.
Sí, es rudo. Y confieso que en algún momento del post parto me cuestioné la maternidad. Y quise regresar el tiempo. Es normal. Ahora lo sé. A todas nos ha pasado y la que no porfavor cuéntenme su experiencia. 
La maternidad no es lo que yo me imaginaba. Es mejor. Siempre sacando lo mejor de mi, siempre aprendiendo y demostrandone que todos los días hay algo nuevo qué aprender. Enseñandome que nada es eterno, nada. Ni ese olor hermoso a recién nacido, ni las desveladas, ni los mil por qués, ni los berrinches. Que hay que disfrutar siempre y buscarle la mejor cara a las situaciones y saber que la crianza es el trabajo más valioso que hay.
Cuando me preguntan que qué estoy haciendo y respondo “Estoy siendo mamá” y me miran con cara de “ah no pos wow” no me siento mal, entiendo que quizás no valoran lo que implica porque no han tenido la experiencia o quizás simplemente le dan un valor y significado diferentes.
Siempre que puedan honren y feliciten a las mamás. Estamos haciendo el trabajo más cansado, amoroso y comprometido del mundo. Estamos poniendo nuestro granito de arena para un mundo más amoroso.

Adriana Lumina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s